COMPRAR, TIRAR, COMPRAR

Hace ya mucho tiempo, los productos de consumo masivo se fabricaban para durar. Pero hacia 1920 un grupo de empresarios se dio cuenta de que cuanto más duraban sus productos, menores eran sus beneficios. Así nació la Obsolescencia Programada, la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo. Desde entonces, los fabricantes has diseñado sus productos para que fallen.

Actualmente, cuando la última tecnología electrónica se vuelve obsoleta en poco más de un año y es más barato comprar un producto nuevo que repararlo, el despilfarro de recursos es la base de la economía. Pero el consumo infinito es incompatible con unos recursos finitos. La economía está en crisis y los consumidores han empezado a rebelarse. ¿Es el principio del fin de la Obsolescencia Programada?